Aborto en EE.UU.: Lynn Fitch, la mujer que logró que la Corte Suprema de EE.UU. elimine el derecho a la interrupción del aborto

Lynn Fitch es fiscal general de Mississippi, republicana y madre soltera de tres hijos.

Por Holly Honderich | Publicado hace 1 mes

La Corte Suprema de los Estados Unidos anuló el fallo de 1973 que durante casi 50 años ha servido como una garantía nacional para el acceso al aborto.

Los jueces conservadores de la corte lo hicieron en base al caso Dobbs vs. la Organización de la Salud de la Mujer de Jackson, que se centra en una ley de Mississippi que prohibía el aborto después de las 15 semanas de embarazo, incluso en casos de violación o incesto.

Bajo la dirección de Lynn Fitch, la fiscal general de Mississippi, ese estado solicitó a la Corte Suprema que defendiera la ley y eliminara la histórica decisión Roe vs. Wade, lo que el tribunal hizo este viernes.

Fitch -quien ha declinado ser entrevistada-, ha argumentado que anular Roe vs. Wade es "cambiar el juego" y "animar" a las mujeres al eliminar lo que describió como una falsa elección entre la familia y la carrera.

"Hace cincuenta años si eras una mujer profesional querían que tomaras una decisión (entre seguir siendo profesional o madre). Ahora no tienes que hacerlo", dijo en el programa provida Pro-Life Weekly. "Tienes la opción en la vida de realmente lograr tus sueños, tus metas y también tener esos hermosos hijos".

Pero los defensores del derecho a decidir han advertido que unos 40 millones de mujeres perderán el acceso al aborto y que la decisión convierte a Fitch, una madre soltera que tiene tres hijos, en una superestrella republicana y modelo de su propio argumento: las mujeres modernas no necesitan el aborto para tenerlo todo.

De tesorera estatal a fiscal general
El aborto no siempre fue un tema principal en la carrera política de Fitch. Cuando asumió por primera vez un cargo público, como tesorera del estado de Mississippi, en 2011, impulsó una legislación que garantizaba que hombres y mujeres recibieran el mismo salario.

Sus convicciones fueron moldeadas por su crianza y, especialmente, por sus experiencias como madre soltera, dice Hayes Dent, amigo y colega desde hace mucho tiempo y quien dirigió su primera campaña política.

Cuando Dent conoció a Fitch, acababa de ser nombrada directora ejecutiva de la Junta de Personal del Estado de Mississippi -una agencia estatal- por el entonces gobernador Haley Barbour. Dent quedó inmediatamente impresionado.

"Después de haber estado cerca de todas las figuras políticas importantes en Mississippi durante 40 años, me di cuenta de que iba a presentarse a algún cargo", dijo Dent. "Y que cuando hiciera el disparo de salida, tendría éxito".

No fue hasta después de un par de años que lo hizo, cuando se lanzó a la campaña para ser tesorera estatal.

Cuando empezó esa primera campaña, en 2011, "ella no era la favorita", cuenta Austin Barbour, estratega republicano nacional (sin relación con el exgobernador Barbour).

Dent, quien había estado siguiendo a Fitch, se acercó a ella y le pidió unirse a su campaña.

"Le dije: 'Creo que puedes ganar esta carrera'", recordó.

Ella aceptó y los dos llevaron a cabo una campaña ambiciosa. Conducían a lo largo del estado durante el día entero haciendo montones de paradas en distintos lugares y, a la vez, en las horas que quedaban libres, hacían llamadas para recaudar fondos.

"Su actitud era 'cuál es la tarea que nos toca hacer'", dijo Dent. "Y yo le decía: 'Tenemos que ir al festival de escupir tabaco'. ¡Y lo hacía genial! No escupía tabaco, pero era genial".

La única razón por la queFitch rechazaba participar enun evento de campaña era por sus hijos. Se retiraba temprano si tenía que asistir a un partido de baloncesto o a una charla entre padres y maestros.

La casa del líder del Ku Klux Klan
Ella era una activista natural, pero la recaudación de fondos se retrasó, asi que Dent pidió al padre de Fitch una donación personal.

Bill Fitch, el padre de la ahora fiscal general, todavía vivía en Holly Springs, el pequeño pueblo rural cerca del extremo norte del estado donde Lynn pasó la mayor parte de su infancia.

Su padre había heredado tierras en la histórica Plantación Galena y usó la extensa propiedad de 8.000 acres (más de 3.200 hectáreas) para restaurar la granja familiar y la convirtió en un destino de caza de codornices de primer nivel. El difunto juez de la Corte Suprema, Antonin Scalia, y los gobernadores de Mississippi, Haley Barbour y Phil Bryant, se convirtieron en invitados frecuentes.

Quienes se quedan en las Granjas Fitch puede optar por alojarse en la antigua casa de Nathan Bedford Forrest, quien fue general confederado y el primer gran mago del Ku Klux Klan. El señor Fitch compró el inmueble y lo transportó a su complejo de caza.

Lynn Fitch se ha referido en varias ocasiones en medios locales a los recuerdos "especiales" de su infancia en la granja de su padre, donde montaba a caballo y cazaba codornices.

Cuando era adolescente, era la "típica niña popular", dijo Dent. "Líder, porrista, atlética, muy completa", dijo.

Fue a la Universidad de Mississippi, se unió a una hermandad de mujeres y se graduó en administración de empresas y luego en derecho.

Cuando Hayes Dent condujo hasta la granja del padre de Fitch para convencerlo de que hiciera una donación para la campaña, le dijo: "Si me voy de aquí con un gran cheque, ella va a ganar".

Ella ganó y volvió a hacerlo cuatro años después, asegurándose un segundo mandato como tesorera estatal.

En este cargo se centró en la deuda estatal, amplió el acceso a la educación financiera en el estado y abogó por leyes de igualdad salarial (Mississippi sigue siendo el único estado que no garantiza la igualdad salarial por el mismo trabajo entre hombres y mujeres).

Apoyo a Trump
En ese tiempo, desarrolló su habilidad para conectarse con los votantes, apoyándose tanto en su educación en Holly Springs como en una aparente facilidad para estar a la vista del público.

En entrevistas y videos de campaña, Fitch se muestra naturalmente equilibrada y preparada. Establece contacto visual fácilmente, habla lento y relajado, a menudo agradeciendo a Dios y a su familia por la oportunidad de servir a su estado.

"Las raíces rurales son importantes para los votantes de este estado", dijo Barbour, el estratega republicano. "Y ella es muy entrañable, simplemente lo es".

Lynn Fitch también reforzó sus credenciales conservadoras con su apoyo al entonces candidato presidencial Donald Trump. Precisamente, lideró la coalición Mujeres por Trump de Mississippi en 2016 y, cuando Trump estuvo en Jackson para un mitin de campaña, ella se sentó en la primera fila.

Dos años más tarde, Fitch anunció que se presentaría al cargo de fiscal general de Mississippi, un puesto que nunca había ocupado una mujer.

Logró la victoria en noviembre de 2019 con casi el 60% de los votos, con la promesa de defender los "valores y principios conservadores".

Como republicana devota en un estado sólidamente republicano, la postura de Fitch sobre el aborto se daba por sentada, incluso si no la defendía abiertamente.

En todo el país, alrededor del 60% de los estadounidenses dicen que el aborto debería ser legal en todos o en la mayoría de los casos, según datos del Centro de Investigación Pew. Pero entre los republicanos de Mississippi, casi el 70% cree que el aborto debería ser ilegal en todos o en la mayoría de los casos.

La legislatura estatal de Mississippi aprobó la prohibición del aborto en 2018, dos años antes de que Fitch asumiera el cargo de fiscal general. La ley, que prohíbe los abortos después de las 15 semanas, fue impugnada de inmediato en los tribunales en nombre de la Organización de Salud de Mujeres de Jackson, la última clínica de abortos de Mississippi.

Una corte federal de distrito anuló la prohibición, diciendo que era inconstitucional. En 2019 lo confirmó un tribunal superior.

Pero en junio de 2020, cinco meses después de haber asumido el cargo, la fiscal general Fitch solicitó a la Corte Suprema de EE.UU. que revisara la prohibición de 15 semanas. La corte, con su mayoría conservadora, aceptó y escuchó el caso en diciembre del año pasado.

Ahora, Lynn Fitch es conocida a nivel nacional como la abogada que acabó con Roe vs. Wade.

"Empoderamiento" de las mujeres
En ocasiones, Fitch ha dicho que su estado simplemente está presentando un argumento a favor del Estado de Derecho: pedirle a la Corte Suprema que entregue la formulación de políticas de aborto a los estados. Pero también dice bastante a menudo que este caso es sobre el empoderamiento de las mujeres.

Roe vs. Wade, dijo, hizo que las mujeres creyeran que tenían que elegir: familia o carrera, no ambas.

"La corte en Roe enfrentó a mujeres contra sus hijos y mujeres contra mujeres", escribió en un artículo de opinión en el Washington Post.

La elección es engañosa y paternalista, argumentó Fitch. Es una posición aparentemente extraída de su propia vida: una madre soltera que ha ascendido a los niveles más altos en el gobierno estatal sin dejar de ser devota de sus hijos y nietos.

"Ser madre soltera ha dominado su proceso de pensamiento y su experiencia de vida", dijo Dent. "Creo que esa es una de las razones por las que se siente tan fuerte con esto".

En un mundo sin Roe vs. Wade, dijo Fitch durante una entrevista televisiva el año pasado, "los bebés se salvarán" y las madres "tendrán la oportunidad de redirigir realmente sus vidas. Tienen todas estas oportunidades nuevas y diferentes que no tuvieron hace 50 años".

Los activistas a favor del derecho a decidir han acusado aFitch de usar un lenguaje feminista para encubrir una política inherentemente antifeminista.

Sus argumentos se apoyan "en gran medida en afirmaciones falsas de que están 'empoderando a las mujeres'", dijo Dina Montemarano, directora de investigación de NARAL Pro-Choice America. Esta táctica, dijo Montemarano, es utilizada a menudo por activistas contra el aborto para afirmar el control sobre los cuerpos de las mujeres y violar sus libertades fundamentales.

En un escrito presentado a la Corte Suprema, Fitch escribió sobre "avances amplios en política (que) ahora promueven que las mujeres puedan perseguir tanto una carrera profesional como una familia".

En un contraargumento presentado ante la Corte Suprema, 154 economistas advirtieron en un escrito que ese optimismo era "prematuro y falso".

"La celebración de las políticas de licencia parental en Mississippi es particularmente extraña, ya que Estados Unidos es uno de los dos únicos países sin una política nacional de licencia de maternidad remunerada", escribieron los economistas.

En concreto, Mississippi no tiene leyes estatales que exijan un permiso familiar pagado. Es el estado más pobre de la nación y tiene las tasas más altas de mortalidad infantil y pobreza infantil.

Pero con la derogación de Roe vs. Wade, Fitch regresa a Mississippi como una heroína conservadora.

"Estoy 99% seguro de que volverá a postularse para fiscal general", dijo Dent. "Y en base a cómo han ido los últimos tres años, es difícil para mí imaginar que tendrá algún oponente republicano en esa ocasión".

También hay rumores de que algún día podría postularse para gobernadora. Ella aún no ha comentado nada sobre esta especulación.

Si ganara, Fitch sería la primera mujer gobernadora en la historia de Mississippi.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de Mundo Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Comentarios

Anuncios


Anuncios