El simple masaje que puede salvar vidas de bebés prematuros

Se practica desde hace siglos en el sur de Asia y ahora los científicos están descubriendo su potencial para salvar vidas.

Por Por Kamala Thiagarajan | Publicado hace 5 dias

Renu Saxena llevó a su hija recién nacida a casa desde el hospital de Bengaluru, una ciudad del sur de India, en una fría tarde de octubre. Le llamaba la atención lo frágil que era la criatura, con sus pequeñas venas visibles a través de la piel translúcida.

La bebé había nacido antes de tiempo, con 36 semanas, y sólo pesaba 2,4 kilogramos.

La familia de Saxena le propuso que aplicara inmediatamente un antiguo remedio indio para ayudar a los recién nacidos a desarrollarse: el masaje diario del bebé. Pero sus médicos fueron más cautos y le sugirieron que esperara a que su pequeña ganara peso antes de empezar con las sesiones.

Saxena llegó a un acuerdo y decidió esperar dos semanas. Durante ese tiempo, su hija apenas ganó peso —menos de 100 gramos a la semana— y dormía de forma irregular.

Sin embargo, cuando Saxena contrató a una enfermera neonatal jubilada y aprendió de ella el arte del masaje tradicional para bebés, las cosas comenzaron a mejorar. Su hija no sólo empezó a dormir bien, sino que también engordó.

Beneficios del masaje corporal sudasiático
Lejos de ser un éxito aislado, la experiencia de Saxena está respaldada por un creciente número de pruebas sobre los sorprendentes beneficios del masaje sudasiático para bebés, incluso para los prematuros.

Los estudios han demostrado que estos masajes con aceite, cuando se realizan correctamente, puede a los bebés ayudar a ganar peso, prevenir infecciones bacterianas y reducir la mortalidad infantil hasta en un 50%.

No obstante, los padres interesados en esta técnica deben consultar primero con su médico para asegurarse de que es adecuada para su hijo.

Para las familias que atesoran esta práctica ancestral, los resultados confirman sus propias observaciones.

Saxena, exejecutiva de publicidad, es originaria del estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India, conocido por su tradición de dar masajes a la madre y al bebé poco después del nacimiento. Su familia ha seguido la rutina durante generaciones.

El consejo de la madre
"Mi madre siempre nos contaba que se recuperó mucho más rápido después de mi parto, su tercero, y que yo prosperé en mi desarrollo porque empezó una rutina de masajes el día que llegó a casa después del parto", cuenta Saxena.

La enfermera de neonatología le enseñó a calentar los aceites, alternando entre el de coco puro y el de almendras.

Además, la instruyó para aplicarlos con seguridad sobre la piel de su hija en sesiones diarias de media hora, justo antes de un baño caliente.

"Empezamos con suaves caricias en forma de corazón sobre la barriga del bebé y las extendimos a otras partes del cuerpo", detalla.

"Luego ejercitamos suavemente las extremidades, tocando las puntas de los dedos de los pies hasta la frente para aliviar cualquier gas atrapado".

Los investigadores afirman que masajear a los bebés puede reportarles beneficios para su salud que se prolongan hasta la edad adulta.

La importancia del cuidado de la piel
"La piel es el órgano más grande del cuerpo, pero a menudo minimizamos lo importante que es su cuidado para la salud en general", afirma Gary Darmstadt, profesor de medicina neonatal y del desarrollo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

En sus primeros viajes por Bangladesh e India, Darmstadt observó que las familias, sobre todo las madres y las abuelas, dedicaban mucho tiempo a masajear a sus recién nacidos. "Me intrigó saber que se había hecho durante siglos y entonces empecé a estudiarlo", relata.

En 2008, en un estudio sobre 497 bebés prematuros que recibieron masajes diarios en un hospital de Bangladesh, Darmstadt y sus colaboradores demostraron que esta antigua práctica puede salvar vidas.

Menor tasa de mortalidad
"Vimos una reducción de aproximadamente un 40% en el riesgo de infección y de un 25-50% en el riesgo de mortalidad, lo cual fue significativo", destaca.

A través de ensayos separados, el equipo descubrió que los masajes regulares ayudan a construir el microbioma del bebé, es decir, la capa de bacterias que reside en la piel y en el intestino.

El microbioma desempeña un papel fundamental en la mejora de la inmunidad al actuar como una barrera eficaz que puede mantener alejadas las infecciones.

"Los bebés desnutridos a los que se les dio un masaje con aceites desarrollaron un microbioma mucho más diverso", afirma Darmstadt.

"(Los aceites) mejoraron la función de barrera de la piel, dificultando la penetración de las bacterias y evitando que llegasen al torrente sanguíneo y causasen infecciones potencialmente mortales".

Estos hallazgos fueron especialmente críticos para el cuidado de los bebés prematuros.

"En los bebés prematuros, la barrera cutánea no funciona tan bien y, por tanto, se tiende a perder agua a través de la piel. El agua se evapora (del cuerpo) muy rápidamente y con ella se va el calor. Es fácil que el bebé entre en hipotermia", explica el profesor.

Cuando la temperatura corporal desciende demasiado, puede ser mortal. "El bebé pierde mucha energía (luchando contra esta pérdida de calor). Una energía que podría destinarse al crecimiento y a otros aspectos esenciales de la función corporal", añade.

Nacimiento prematuro
En un estudio aún no publicado por Darmstadt y su equipo, los investigadores hicieron un seguimiento de 26.000 bebés, no sólo prematuros, en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India.

A la mitad de ellos se les dio un masaje con aceite de girasol y a la otra mitad con aceite de mostaza. Los investigadores observaron una mejora en el crecimiento de todos los bebés.

"Y aunque no hubo un gran impacto en la tasa de mortalidad de los bebés de peso normal al nacer, entre los bebés más pequeños (con un peso al nacer inferior a 1,5 kilogramos), hubo reducción significativa del 52% en el riesgo de morir", asegura.

Otros investigadores han encontrado beneficios similares.

Ayuda para subir de peso
Un estudio sugiere que los masajes estimulan el nervio vago, uno de los principales del sistema nervioso que une el cerebro con el abdomen, lo que conduce a una mejor digestión y absorción de nutrientes. Esto, a su vez, puede ayudar a los bebés a ganar peso.

Los masajes diarios en la barriguitatambién pueden reducir el estrés y el dolor, lo que puede ser especialmente importante para los bebés prematuros que pasan largos y solitarios meses en el hospital.

"Sugerimos que los padres empiecen a dar masajes a sus hijos desde el nacimiento", dice Tiffany Field, profesora de pediatría, psicología y psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami, quien además es especialista en masajes infantiles.

Ella ha revisado estudios sobre el masaje a bebés prematuros de diferentes países y promueve esta práctica, al tiempo que recuerda a los padres que la técnica correcta es crucial.

"Hay que 'mover la piel', aplicando una presión moderada, pero una caricia demasiado suave puede hacer que el bebé sienta cosquillas. A la mayoría de los bebés no les gusta eso y no es terapéutico", dice.

Riesgos para la salud
El profesor Darmstadt también recomienda un enfoque moderado: "Lo que no queremos hacer, sobre todo en un bebé prematuro, es frotar demasiado fuerte", insiste. "Se puede dañar la barrera cutánea y eso puede ser perjudicial".

Hay que elegir y aplicar el aceite con cuidado y saber que la tradición no siempre es la mejor guía para ello.

Un estudio realizado en 2013 sobre 194 bebés del sur de la India, cuya mayoría recibía masajes de sus madres, descubrió que más de la mitad de ellas aplicaba aceite en los oídos y los ojos del bebé.

Los investigadores advierten que esto podría causar infecciones.

"Necesitamos más campañas para evitarlo y practicar las técnicas correctas", destaca Nitin Joseph, profesor asociado especializado en medicina comunitaria en el Kasturba Medical College, cerca de Mangalore (India), y uno de los principales investigadores del estudio.

Los aceites más eficaces
Los aceites de semillas de girasol, coco y sésamo son los que más beneficios aportan, según la investigación de Darmstadt y su colaborador, Peter M. Elias, profesor de dermatología de la Universidad de California, en San Francisco.

"Estos aceites tienen un alto contenido en ácido linoleico, un componente que el cuerpo no puede fabricar", dice Darmstadt.

"Y hay receptores en la piel que se unen a ese ácido graso específicamente, para que sea metabolizado. Hay pruebas que sugieren que los ácidos grasos del aceite también pueden estimular y mejorar la función inmunitaria de la piel".

Riesgo de inflamación
Sin embargo, el aceite de mostaza, muy utilizado en el estado indio de Uttar Pradesh, contiene ácido erúcico, que puede provocar inflamación y dañar la barrera cutánea, señala Darmstadt.

Para las familias, la rutina puede ser una oportunidad para reforzar los lazos generacionales.

Pranjali Bhonde, escritora afincada en la ciudad de Pune, al oeste de la India, masajea a su bebé Samar, de 14 meses, dos veces al día. Empezó cuando nació y durante los primeros cuatro meses, su madre la ayudó. Era una actividad que ambas disfrutaban.

Ahora, cuando masajea sola, a Bhonde le gusta mantener el contacto visual con su bebé mientras hace los movimientos y cantarle canciones y rimas.

"Hizo que nuestro vínculo se fortaleciera", asegura. "Y pude ver cómo los masajes regulares mejoraban su sueño y su piel".

Los masajes con aceite también pueden ayudar a los miembros mayores de la familia. "Estamos descubriendo que también es beneficioso en las personas mayores. La piel se vuelve más frágil con la edad", dice Darmstadt.

La piel seca es propensa a las pequeñas fisuras que pueden dejar pasar las bacterias y el aceite ayuda a evitarlo manteniendo la flexibilidad.

Beneficios para la madre
Para Saxena, seguir la tradición de su familia en el norte de la India no sólo mejoró la salud de su hija, sino también la suya.

Madre primeriza a los 40 años, desarrolló diabetes gestacional y tuvo que dar a luz a su hija mediante una cesárea programada.

"Durmió durante cuatro horas sin que nadie la molestara después del masaje, algo que nunca había ocurrido", dice, recordando lo mucho que su bebé disfrutó de la primera sesión.

"A mí también me permitió descansar. Y me di cuenta de que los masajes regulares podrían ser la clave de una infancia sana".

Todo el contenido de este artículo se ofrece únicamente como información general, y no debe considerarse como un sustituto del consejo médico de los profesionales de la salud. La Mundo anima a cualquier persona interesada en utilizar los masajes para bebés a que busque previamente el asesoramiento de un experto, debido a que la aplicación incorrecta de estas técnicas podría suponer un riesgo para los niños pequeños y los bebés.

Descargo de responsabilidad: La Mundo no se hace responsable de los diagnósticos ni de las medidas adoptadas por un usuario basándose en el contenido de este sitio. La Mundo no es responsable del contenido de los sitios de Internet externos mencionados, ni respalda ningún producto o servicio comercial mencionado o aconsejado en cualquiera de los sitios. Consulte siempre a su médico de cabecera si está preocupado por su salud o la de su hijo.



¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Comentarios

Anuncios


Anuncios