PyeongChang 2018: la polémica desatada por la decisión de no regalar teléfonos Samsung a los atletas de Irán y Corea del Norte en las Olimpiadas

Los atletas de Irán y Corea del Norte en PyeongChang 2018 se quedaron con las manos vacías cuando los organizadores repartieron teléfonos Samsung para los competidores. El incidente causó gran molestia en el gobierno Iraní al considerar que era un "insulto".

Por Redacción | Publicado hace 9 mess

Los atletas que participan en PyeongChang 2018 recibieron un lujoso regalo por participar en las Olimpiadas de invierno que arrancaron la semana pasada en Corea del Sur.

Pero hubo 14 deportistas que se quedaron con las manos vacías en un incidente que causó enojo a nivel gubernamental y llevó a los organizadores de los juegos a ofrecer una disculpa.

El problema se originó la semana pasada cuando el Comité Organizador de PyeongChang 2018 hizo la entrega de una "edición especial olímpica" del teléfono Galaxy Note8 a los más de 3.900 atletas participantes en los Juegos.

Sin embargo, cuatro deportistas de Irán y 10 de Corea del Norte no recibieron el regalo que tiene un valor de US$1.100.

La polémica por las máscaras que utilizaron las animadoras de Corea del Norte en las Olimpiadas de Pyeongchang Según el jefe del Comité Olímpico Nacional de Irán, Reza Salehi Amiri, a sus atletas les dijeron que no recibirían el regalo debido a las "sanciones de la ONU" que pesan sobre ese país.

"No nos callaremos frente a los insultos a nuestro orgullo nacional, identidad y dignidad", expresó Amiri.

Junto a ellos, 10 competidores de Corea del Norte, que participan en las Olimpiadas luego de un acuerdo excepcional entre Pyongyang, Seúl y el Comité Olímpico Internacional (COI), tampoco recibieron el regalo.

El hecho causó un gran enojo en Irán, cuyo gobierno lo consideró un incidente grave.

Un "malentendido"
Bahram Ghassemi, un portavoz del ministro de Asuntos Exteriores iraní, describió la decisión como "inmoral y contra el espíritu olímpico".

Un día más tarde, el fiscal general de Irán pidió que el jefe de Samsung en Irán fuera llamado para ser interrogado, mientras que en internet hubo llamados a un boicot a los productos de la firma surcoreana.

Entonces el Comité Olímpico Internacional informó que los atletas de Irán y Corea del Norte sí recibirían los teléfonos e indicó que todo se trató de un "malentendido".

El ministro iraní de deportes, Masoud Soltanifar, dijo que Irán estaba satisfecho, según un reporte de la agencia Reuters.

"A través de sus disculpas y admisión de su error, hemos alcanzado nuestro objetivo y la ofensa contra los atletas y la nación de la República Islámica (de Irán) ha sido rectificada", dijo Soltanifar.

¿Y los norcoreanos?
Un portavoz de Samsung dijo al servicio persa de la Mundo que la compañía ofreció 4.000 teléfonos para PyeongChang y que correspondía al COI responder las preguntas sobre la forma en que se distribuyeron.

El COI le dijo a la Mundo que todos los participantes de Irán y Corea del Norte recibirían los teléfonos.

Pero en el caso de los norcoreanos, no podrán llevárselos a casa debido a las propias restricciones de Pyongyang sobre sus atletas, según el COI.

Irán, que tiene una gran población de jóvenes, es el mayor mercado de teléfonos inteligentes en Medio Oriente.

Se estima que unos 48 millones de personas en Irán son dueños de smartphones y, de acuerdo con la tienda de aplicaciones iraní "Café Bazar", alrededor del 51% de los teléfonos Android en el país son Samsung.


Comentarios

Anuncios


Anuncios