Por qué Apple está eliminando las cookies y cómo podría afectarte

La compañía de Cupertino ha puesto en marcha una medida que ha despertado el enfado de varios grupos de anunciantes en Estados Unidos. Te explicamos por qué a los publicistas no les gusta y qué repercusiones puede tener para los internautas.

Por Redacción | Publicado hace 1 semana

Hace tiempo que las cookies están en boca de muchos internautas. Y es que navegar por la red implica tener que "aceptarlas" bastante a menudo.

Estos pequeños archivos de texto son enviados por sitios web -normalmente, anunciantes- y se almacenan en nuestro navegador para recordar información sobre nosotros, desde la dirección IP hasta el sistema operativo que usamos.

Qué ocurre cuando aceptas las cookies y por qué es conveniente borrarlas del navegador de vez en cuando 4 cosas que quizás no sabías sobre las cookies Varios usuarios se han quejado -con razón- de que este sistema afecta a su privacidad, pues muchas veces la única opción posible para poder seguir navegando es aceptarlas.

Pero la multinacional tecnológica Apple ha creado un plan de choque para hacer frente a las quejas con una solución que a algunas empresas les parece radical: desarrollar un sistema anti-cookies en su navegador.

La última actualización de su sistema operativo, iOS 11, evita que muchas páginas web puedan seguir rastreando a los internautas a través de las cookies, reduciendo su número en gran medida.

tipos de cookies (tabla) El objetivo, según la empresa de Cupertino, es proteger la privacidad de sus usuarios.

"Apple cree que los usuarios tienen derecho a la privacidad", aseguró la firma tecnológica en un comunicado.

"La tecnología de rastreo de los anuncios se ha vuelto tan penetrante que las compañías publicitarias pueden recrear la mayoría del historial web de un usuario. Esta información se recoge sin permiso y es usada para un reenfoque de los anuncios, que es el modo con el que los anuncios persiguen a los usuarios por la red".

Sin embargo, no todo lo relativo a las cookies es "malo" para los internautas.

Por ejemplo, estos archivos hacen las compras más fáciles, al recordar datos que no tienes que introducir todo el tiempo, o hacen posible la publicidad personalizada, que en algunos casos puede ser del agrado de los consumidores.

El botón "Me gusta" en Facebook es otro ejemplo.

La página en la que puedes ver cómo Facebook te analiza para enviarte anuncios personalizados El verdadero problema se da cuando esas cookies son usadas por terceros para seguir tus movimientos en la red. Algunos informes indican que incluso pueden acceder a tus conversaciones privadas o a la vida de la batería del dispositivo que utilizas.

"Reglas cambiantes" y "sabotaje"
Aún así, varios grupos de anunciantes -entre ellos, la Asociación Estadounidense de Agencias de Publicidad (4A's) y la Federación de Publicidad de EE.UU. (AAF)- se quejaron y escribieron una carta a Apple mostrando su desacuerdo.

"La infraestructura de la internet moderna depende de estándares consistentes y generalmente aplicables para las cookies, de manera que las empresas digitales puedan innovar para crear contenido, servicios y publicidad personalizados para los usuarios, y recordar sus visitas", aseguraron.

"El cambio en Safari de Apple rompe esas normas y las reemplaza con un conjunto amorfo de reglas cambiantes que perjudicarán la experiencia del usuario y sabotearán el modelo económico de internet".

El sistema operativo se puso en marcha el pasado 25 de septiembre y usa una función que la empresa llamó Intelligent Tracking Prevention, la cual permite identificar la presencia de cookies y evitar su actividad, a través de algoritmos.

La nueva medida de Apple se traducirá en que las cookies tendrán un tiempo de vida máximo de 24 horas antes de ser borradas de forma automática (normalmente, suelen durar hasta 30 días).

El sistema hará que a las marcas les resulte mucho más difícil controlar los hábitos de navegación de sus usuarios potenciales, aunque no bloqueará los anuncios.

Pero es posible que este cambio de normas del juego beneficie a la competencia de Apple, como Google y Facebook, haciendo que se multipliquen el número de cookies-y de otro tipo de rastreos que perjudican la privacidad de sus usuarios- en sus plataformas.

Y en el caso de Facebook, la apuesta por la publicidad personalizada apenas acaba de comenzar.


Comentarios

Anuncios


Anuncios